El pasado 20 de septiembre, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dio una respuesta contundente ante la posible abusividad de las conocidas “hipotecas multidivisa”: Estas serán abusivas en aquellos casos en los que el cliente no fue debidamente informado, tanto de las particularidades del tipo de producto que estaba contratando, como de los riesgos que asumía.

En la sentencia reciente el TJUE señala que, cuando una institución financiera concede un préstamo en divisa extranjera, debe facilitar al prestatario la información suficiente para que pueda tomar decisiones fundadas y coherentes. Por ello, el profesional debe comunicar al cliente toda la información necesaria que le permita valorar las consecuencias económicas de una cláusula.

La sentencia reconoce que la pareja afectada no tenía conocimientos financieros y que depositó todos sus ahorros en participaciones preferentes porqué desde la sucursal les aseguraron que se trataba de un producto seguro con una remuneración del 6% anual, amortizable en 3 años y con disposición del dinero invertido cuando precisaran. A pesar de su perfil inversor conservador, no se les informó que las adquisiciones fueran perpetuas, ni de que no tenían liquidez inmediata, que no se podía asegurar la recuperación del dinero o que no estaba garantizado por el FROB. En definitiva, desconocían que estaban adquiriendo productos de alto riesgo.

La abusividad, por tanto, debe aplicarse si el Banco, que es conocedor de los posibles riesgos inherentes a la suscripción de un préstamo en divisa extranjera, no transmitió -de forma clara y concisa- esta información al cliente. En este caso particular, que sirve de precedente, el banco presentó su producto de forma engañosa, poniendo únicamente de relieve los beneficios que se podían obtener y sin explicar los riesgos potenciales ni la probabilidad de que éstos se materializaran.