El pasado 11 de enero, el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Alicante, pronunció la primera sentencia favorable a un socio de Apredef sobre los gastos de formalización de la hipoteca, convirtiéndose así, en la primera sentencia a favor del consumidor que Apredef gana en la provincia de Alicante.

En 2015 el Tribunal Supremo declaró que este tipo de cláusulas generales eran un desequilibrio importante entre los derechos y obligaciones de cada parte, siendo, por tanto, abusivas.  Pese a ello, no ha sido hasta ahora cuando un juez alicantino ha estimado la demanda, haciendo expresa mención a la nulidad y supresión de la cláusula quinta del contrato de préstamo hipotecario sobre los gastos a cargo del prestatario de la escritura.

El juez considera que la cláusula que imponía el abono de los gastos de formalización de la hipoteca no fue objeto de negociación individual, sino que fue directamente impuesta por la entidad financiera sin posibilidad de que la parte contratante pudiera decidir -ni influir- sobre su contenido.

Por tanto, dicha sentencia condena a Banco Sabadell al reintegro a la parte demandante de las cantidades indebidamente cobradas por los conceptos de Notaría, Registro de la Propiedad y Gestoría, y sus intereses legales, así como al abono de las costas procesales devengadas a la parte demandada.