Si usted es uno de los más de 3.000 clientes que adquirieron en su día Fondos de Inversión Inmobiliario CX- Propiedad aún puede recuperar su dinero. La Audiencia Provincial de Barcelona ha dictado recientemente una sentencia que condena Catalunya Banc a devolver el dinero invertido a los afectados que compraron en su día esta clase de participaciones.

Octubre del 2017 es la fecha límite para formalizar una reclamación relacionada con este tipo de producto bancario que, en la actualidad, se encuentra en trámite de liquidación. Los FI CX Propiedad son un instrumento de inversión colectiva al que, como cualquier otro producto bancario tóxico, sus propietarios no pueden acceder para recuperar el capital invertido.

Sin embargo, las víctimas de estos peculiares fondos de inversión no deben darlos por perdidos porque aún están a tiempo de emprender acciones legales después de la reciente sentencia.

En ella, se obliga a Catalunya Banc a devolver más de 26.000€ a una clienta que invirtió hace once años sus ahorros en los Fondos de Inversión Inmobiliario de esta entidad bancaria. La sentencia considera que la información de la que disponía la afectada, en el momento de la contratación, “no alcanzaba la posibilidad de pérdidas de la inversión”. Durante el juicio, otro factor que ayudó a esta clienta a recuperar su dinero fue el testimonio del empleado de banca que le atendió, a quien “le parecía impensable que se pudiera producir una pérdida de inversión “.

Una posibilidad que acabó sucediendo a finales de 2013 cuando Catalunya Banc anunció la disolución del Fondo CX-Propiedad FII. En ese momento, el Fondo contaba con un patrimonio inmobiliario valorado en 95,6 millones de euros y 3.336 inversores que habían confiado en las posibilidades de dicho producto. A día de hoy, la entidad solo ha ofrecido a los afectados como fórmula de recuperación del capital invertido: la espera. Una espera que pasa por liquidar de manera ordenada el patrimonio inmobiliario y que puede verse retrasada por el régimen de arrendamiento al que muchos inmuebles están acogidos. Solo así, cuando estas propiedades estén libres de contrataciones, podrán ponerse a la venta y repartirse proporcionalmente entre los afectados sus ganancias, siempre y cuando se hayan saldado antes los créditos que pesan sobre el mismo fondo. Así pues, no sería hasta entonces que el proceso de disolución de este producto llegaría a su fin.

No deje pasar este momento y decídase a recuperar lo que es suyo. APREDEF estudiará exhaustivamente su caso, le asesorará en consecuencia con total honestidad y, si finalmente decide emprender las correspondientes acciones legales, le acompañaremos en todo el proceso.

Para más información y declaraciones:

Jordi Pont Domínguez / Esteve Fornis Massot
Telf: 673.212.553 / 649.35.27.56
Mail:  info@apredef.com